4 ERRORES QUE COMETES AL APLICARTE COLONIA O PERFUME | CÓMO Y CUÁNDO HACERLO

  ¿Sabías que seguro lo haces mal? Si, estoy muy segura que no eres bueno haciéndolo ¡Claro! Me refiero a la forma cómo utilizas y te aplicas la colonia. Déjame preguntarte para confirmar, ¿Cuando la aplicas sueles frotarla por tu piel? ¿Llegas a ponerla en la ropa? ¿Haces una nube en el aire y pasas a través de ella, o simplemente gastas ¼ de la botella cada vez que te echas porque sientes que “aún no huele lo suficiente?

  Déjame decirte que ninguna de estas formas es correcta y créeme que no te lo digo por capricho, mi intención es que realmente aproveches las propiedades de tu colonia y puedas lograr que huela como debe oler, que dure mucho más este olor y cumpla su función de dejar una marca olfativa en todas aquellas personas a tu alrededor (además que es un gancho seguro para atraer mujeres, yo que te lo digo). Para esto te enseñaré los 5 errores más comunes que probablemente estés cometiendo y cómo puedes hacerlo de la forma correcta.

 1.- APLICARTE MUCHA CANTIDAD

  Aquí aplica la frase “Menos es más”. Con máximo 3 splash es suficiente, ya más de esto puede ser demasiado. Recuerda que la idea es que las personas de tu alrededor noten tu presencia y sientan a gusto estando cerca de ti, están deben olerlo a una distancia máxima del diámetro que hacen tus brazos cuando los abres.

 2.- APLICARLO EN EL MOMENTO EQUIVOCADO:

  Debes aplicarla justo después de la ducha, es el momento donde te encuentras más limpios además que es propicio ya que tus poros se encuentran abiertos y se absorbe con mayor facilidad, haciendo que dure más el olor en tu cuerpo y así evitas que se combine con otros olores corporales.

 3.- APLICARLO EN EL LUGAR EQUIVOCADO:

  Lo ideal es hacerlo en tus puntos de pulso: muñecas, detrás de las orejas, ya que son zonas donde pasa el torrente sanguíneo más superficial lo cual hace que sean zonas de mayor calor, que ayudarán a que se mantenga el olor durante el día.

  No la apliques sobre la ropa, esto hará que que dure menos tiempo además que no olerá de la forma correcta ya que se combinará con los aromas de detergentes y suavizantes que puede tener después del lavado. Igualmente evita las zonas donde sudas mucho, como el cuello y las axilas, ya que los olores corporales se pueden combinar con la colonia, y el resultado no sería nada agradable.

 4.- APLICARLO JUNTO A LOCIONES CON FRAGANCIA:

  Esta puede combinarse con el olor de la colonia y no quedaría bien. En el caso de las lociones, específicamente la after shave, tienes el beneficio que muchas marcas de colonias traen esta loción lo que ayuda a que tenga el mismo olor que la colonia que utilices.

  Por último te recomiendo que encuentres una (o varias) colonia que realmente ames. Las colonias se aman, no solo que te guste o no te termine de convencer, si utilizas las colonias que realmente amas, te sentirás mucho más seguro y con confianza cuando las uses.